Cultura

Neue Pinakothek der Moderne en Munich Ampliar imagen

Como consecuencia de la estructura federal del país, la cultura es el ámbito en el cual la autonomía de los Estados Federados se manifiesta con mayor intensidad, ya que la Ley Fundamental (Constitución) prácticamente no atribuye competencias normativas a la Federación en este campo. La vida cultural de los distintos Estados Federados presenta rasgos característicos propios y se manifiesta en diversos centros culturales de mayor o menor tamaño. En Alemania nunca ha habido una sola metrópoli que concentrase toda la actividad cultural y artística. Hasta las ciudades y municipios más pequeños son focos de una actividad cultural multiforme y polifacética.

Esa diversidad se patentiza ya en la propia distribución geográfica de las distintas instituciones y manifestaciones culturales existentes en Alemania. La Biblioteca Alemana, entidad dependiente de la Federación, tiene sedes en Francfort del Meno, Leipzig y Berlín. El Archivo Federal, con sede en Coblenza, tiene subsedes en Berlín, Potsdam, Friburgo de Brisgovia y Bayreuth, entre otras ciudades. La mayor concentración de medios de comunicación se registra en Hamburgo; Colonia, Düsseldorf y Kassel son solo tres de los focos del arte de vanguardia. Berlín tiene el mayor número de teatros. Los museos más importantes se reparten entre Berlín, Colonia, Dresde, Francfort del Meno, Hildesheim, Múnich, Nuremberg y Stuttgart. Los dos archivos literarios más importantes tienen su sede en Marbach y Weimar.

La mayor parte de las instituciones culturales de la República Federal son gestionadas por los Estados Federados, las ciudades y los municipios. La legislación en materia cultural es, salvo contadas excepciones, competencia de los Estados Federados.

Por los motivos expuestos no existió nunca en la República Federal de Alemania un ministerio de cultura a nivel federal. Sin embargo, el Gobierno Federal ha designado a una Delegada para Asuntos Culturales y Mediáticos, integrada en la Cancillería Federal con rango de Ministra adjunta. La Delegada coordina las actividades de la Federación en materia de política cultural, anteriormente diseminadas entre distintos ministerios federales, opera como interlocutora e impulsora de la política cultural de la Federación y representa los intereses de la cultura alemana a nivel internacional, especialmente a escala europea.